CONTROL DE CALIDAD

En este paso vamos a comprobar la estanqueidad de la bota. Para ello, las llenamos con agua a 80 grados y las sometemos a medio kilo de presión. Las máquinas van a balancear y girar la bota para verificar que no hay ninguna fuga ni fallo. El agua además eliminará impurezas.