ZONA DE ENFRIAR

Confeccionada la forma, la bota se deja enfriar hasta consolidar su estructura. Más tarde se revisará para detectar posibles fallos y repararlos antes de continuar con el proceso de elaboración. Si todo está bien, se “descapirota” o igualan los extremos de las duelas y se retiran manualmente los aros provisionales del cuerpo de la bota.